El Diario Digital
Nacionales

Procesaron a dos piqueteros K por trata de personas y explotación laboral

Tras el asesinato de Cecilia Stryzowski, la jueza federal Zunilda Niremperger dictó la medida por un nuevo delito. La denuncia fue hecha en el marco del programa «Sueños Compartidos» de construcción de viviendas.

Los Sena, la familia piquetera macabra que reinaba en Chaco durante el kirchnerismo

Emerenciano Sena y su esposa Marcela Acuña fueron procesados por el delito de trata de personas con fines de explotación laboral. Este crimen habría sido infringido contra trabajadores en el marco de la construcción de viviendas en el programa «Sueños Compartidos», financiado por la Fundación Madres de Plaza de mayo.

La denuncia había sido hecha en 2010 por el apoderado de la Fundación Madres de Plaza de Mayo. Actualmente, Sena y Acuña se encuentran en distintas unidades penales, donde quedarán alojados de manera definitiva, ambos procesados con prisión preventiva por el femicidio de Cecilia Strzyzowski, desaparecida desde junio en Resistencia, Chaco.

Emerenciano Sena y Marcela Acuña sumaron una nueva acusación a su prontuario. Es que la apareja, imputados por el delito de «homicidio agravado» en el femicidio de Cecilia Stryzowski, ahora enfrentan una nueva denuncia por explotación laboral y trata de personas.

La medida fue dictada por la jueza federal Zunilda Niremperger y también recae sobre Osmar «Quintín» Gómez. Además, la magistrada les impuso un embargo de 31 millones de pesos.

La acusación se da en el marco del programa nacional de construcción de viviendas llamado «Sueños Compartidos». En este, a partir de un convenio entre la provincia del Chaco y la Fundación Madres de Plaza de Mayo, se planificó la construcción de casas en el ex-predio de campo de tiro, ubicado en avenida San Martín al 3500, en la ciudad de Resistencia.

Los trabajadores que participaban de la obra recibieron una beca del programa «Chaco por vos» que incluía una suma de 500 pesos mensuales, los cuales fueron percibidos por los obreros durante diciembre de 2008 y enero/febrero de 2009. Pero, según la denuncia, Sena dio luego la orden de que no fueran más a cobrar la beca porque debía dársela a «otras personas».

Además, los trabajadores denunciaron que tras ser contratados por Sena, Acuña o Quintín – los tres acusados -, estos les prometían «trabajo registrado» y una vivienda para sus familias. Según las víctimas, ambas promesas quedaron en la nada.

Las condiciones laborales también implicaron un delito. Según la investigación que siguió el fiscal federal de Resistencia, Patricio Sabadini, los acusados no respetaban la jornada laboral de 8 horas obligando a los trabajadores a permanecer muchas más horas y hasta, incluso, Sena solía colarse en el portón y a los gritos ordenaba que colocaran un candado para que nadie saliera del predio.

La denuncia también asegura que las condiciones de trabajo no eran dignas, ya que las personas contratadas debían comer en el piso y bajo el control por parte de autoridades los escondían.

También el pago era a condición si cumplían con la orden de Sena y, una vez que les pagaban, según el fiscal, las víctimas eran obligadas a entregar a los acusados una parte del mismo para la compra de alimentos, herramientas y para la fabricación de gorras, banderas y camisetas del movimiento piquetero que lideraban. Además, debían aportar dinero para conformar un fondo de asistencia para los compañeros que no tenían y a algunos les hacían firmar los recibos de sueldo por la suma de 1.500 pesos y solo les entregaban 1.000 pesos.

Cecilia Strzyzowski, de 28 años, fue vista por última vez a las 9:16 del 2 de junio del 2023, cuando una cámara de seguridad registró su ingreso, en compañía de su marido, a la casa de sus suegros, en la calle Santa María de Oro 1460, de Resistencia. Según la acusación de los fiscales, la joven fue asesinada entre las 12:13 y las 13:01 de ese mismo día en una de las habitaciones de la casa, aparentemente por estrangulamiento, en momentos en que se hallaba junto a César, Emerenciano Sena y Marcela Acuña.

De acuerdo con la hipótesis, su cuerpo fue envuelto en una frazada y habría sido trasladado por Obregón -colaborador de la familia Sena- y César Sena a bordo de una camioneta Toyota Hilux hasta la chanchería propiedad de los principales imputados, donde habría sido calcinado. Luego, se cree que sus restos fueron esparcidos en distintos sectores.

El último avance en la causa data del 2 de enero de 2023, cuando el Instituto de Medicina Forense de Córdoba reveló los resultados sobre el análisis de 16 restos dentarios hallados que se encontraban «en estado de carbonización y calcinación». El mismo confirmó que «las piezas halladas junto a los restos óseos son compatibles con piezas dentales humanas y en su representación a un único individuo» y fue firmado por la odontóloga forense Andrea Viviana Altamirano.

En sus conclusiones, la experta aseguró que «dado el estado de conservación de los restos dentarios, los cuales fueron sometidos a la acción del fuego, las piezas no presentan coronas, las cuales son de primordial interés forense para la identificación de una persona, razón por la cual, no es posible concluir (confirmar), como así tampoco excluir (negar) que los restos dentarios correspondan a Cecilia Strzyzowski». A su vez, en noviembre del 2023, los investigadores también habían confirmado que uno de los trece trozos óseos, hallados en el campo de Emerenciano, también eran de origen humano, motivo por el cual buscarán extraer ADN para establecer si pertenecía a la joven asesinada.

El 4 de agosto del 2023, Sena y Acuña fueron procesados con prisión preventiva por el delito de «homicidio agravado» por el juez de Garantías Héctor Sandoval, mientras que el 22 de ese mismo mes, la Cámara de Apelaciones en lo Criminal y Correccional de Chaco confirmó la prisión preventiva para su hijo César.

Related posts

Más del 60% de los niños tienen parásitos intestinales en Argentina

Eduardo González

Vuelve el entrenamiento de los equipos de fútbol argentinos

Maca

El 76% de los mayores de 60 años del país ya fueron vacunados

Maca